Despena


Las ciudades arrasan con nosotros.
Nos van poniendo lejos de las cosas
como en el ajedrez
un peón se aleja de su escaque
y ya muy lejos de él, corona en reina.

¿Qué pinta tu palabra?
¿Qué gambito le ofrece a tu momento
de caminar a pie
por el tablero de los sinsabores?

Un sentir provinciano
me hace pensar en una voz de fruta,
un momento de pájaros y olivos
un rumor en la playa, solo el viento,
un rescoldo, un amigo, una alegría.

¿Qué somos si no nuestros momentos?
¿Qué somos
bajo la piel de día y el trajín
si no la cuerda frágil de la infancia?

Somos nosotros eso y lo olvidamos.
La forma de sentir
la forma de mirar
la forma de escribir
y esa melancolía que atraviesa
de par en par abierto
el pan de cada día.