Pastorales

te adueñas de todo sin querer
Pastor Aguiar

La noche es una laguna vacía
en la que se ha quedado una pluma de cisne
lista para tu mano

milagrosa


Sobre la palma extendida del agua
el viento se bosqueja a si mismo
entre los círculos
de un paraje lunar

la transparencia
se acomoda en tu lengua
como gotas de besos estelares

Levantas la tibieza del aroma geográfico
como una niebla
de palabras sedosas

cultivables

Pareces sobre el mundo
un pájaro ascético y suicida
procurándose un nido
en el que renacer

hombre 

Yo te observo
presumiendo de mí
y de mis galaxias

avariciosamente