Poemas de a-parcando

a veces danzo, si, como un barquito
que enfrenta una corriente prodigiosa
dentro del Mar de la Serenidad


tengo los ojos puestos en cosas diminutas
como podría ser una sonrisa
un gracias
o un te quiero
que se olvidó la gente en el armario


danzo, no creas, 
he sido bailarina del resto de mis días 
desde que pude pararme de puntillas
a espiar el futuro


tengo buena pirouette
y mi piqué passé es insuperable
pero a veces
( o siempre, mejor dicho)
soy una danza rogativa al dios del trueno


algún día me verá en el barro
pidiéndole que escampe el aguacero
encima de Macondo